¿Sigues en casa o sales a recobrar tu vida?

Cuando empezó a bajar el número de ingresos y fallecidos, ya en mayo, algunos hospitales y médicos retomaron las consultas. También se había parado la vida para los enfermos de cáncer y los seguimientos de enfermedades crónicas, que sintieron alivio al no tener que cruzar la puerta de uno de estos centros. A muchos se les había dilatado la espera para la revisión de su cáncer e incluso la aplicación de tratamientos, como ya avisó la AECC, que reforzó su equipo de atención telefónica para dar consejos.

¿A quien le apetece pasar una revisión de cáncer? me preguntaba yo en el mes de abril, cuando me tocaba. La ansiedad, o lo que sea, que se produce cuando se acerca el momento de la verdad, se convirtió en paz al no tener que pisar la planta segunda y en preocupación al no saber cuándo me atenderían.

Los nuevos protocolos no permitían hacer las pruebas tan seguidas como sería deseable. Las fachadas de las clínicas parecían más viejas, como las personas. Los departamentos habían crecido en espacio, ganando amabilidad y restando pacientes. No sé si todos, pero algunos denotaban un estilo COVID-19, confortable, ordenado, vital, integrador y diferente.

Trabajar en la sanidad va a requerir grandes dotes de complicidad (o empatía como se le llama ahora), liderazgo (para equipos de riesgo que son todos), trabajo en equipo coordinarse para compensar la complejidad de procedimientos) y comunicación. Ser capaces de ofrecer a los empleados una mirada que hable, con mensajes claros sobre diagnósticos y enfermedades, van a ser clave. Porque será necesario reducir tanto el miedo general al ámbito sanitario como la ansiedad ante la incertidumbre, además de ganarse la confianza de los pacientes para luchar juntos.

Los médicos nos han demostrado entrega y compromiso en condiciones extremas, jugándose la vida cuando carecían de los medios de protección necesarios, y dejándose la piel. Ahora seguramente vendrán tiempos de bajón, de tomar conciencia de lo sobrellevado, vivido y perdido. Y sufrirán porque tendrán tiempo para pensar.

Los resultados de la revisión del cáncer fueron bastante bien en casi de todas las pruebas. Sin embargo, el paso me permitió constatar que el COVID-19 tiene sus brazos muy largos. El virus no había traspasado nuestra puerta, pero me había dejado rastros de debilidad y deficiencias varias que requerirán aplicarse en la nueva etapa de conquista de la nueva identidad. Daños colaterales dicen.

Todo pasará…

Sígueme y da me gusta:

7 opiniones en “¿Sigues en casa o sales a recobrar tu vida?”

  1. María José,
    Enhorabuena por los buenos resultados de la revisión y muchas gracias por compartir tus experiencias y sentimientos.
    Un abrazo

  2. Estupendo ! La revisión con buenos resultados ! Pues a seguir y no dejar q ningún virus de ningún tipo nos espante …… A recobrar fuerzas !!!
    Un beso , ¡ tú puedes !

    1. Un abrazo enorme. Querer es poder, poder requiere queres. El confinamiento deja sus secuelas sobre un cuerpo para el que no es negociable seguir con tratamientos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *