Otra semana condicionada

Ha empezado una nueva semana. El tráfico se acentúa y empiezan a notarse las convocatorias de reuniones presenciales. Hay que recordar que estamos en Estado de Alarma, prorrogado por el gobierno la semana pasada y publicado en el BOE. Y conviene no olvidar que tenemos una pandemia que campa a sus anchas por el mundo. Por supuesto que ya no hay colapso en los hospitales, baja el número de afectados y de fallecidos, y parece también que los profesionales de la sanidad parece que tienen EPIs para poder atender.

Los incumplimientos de las normas establecidas tienen muchas lecturas, y algunas válidas:

– La proporción es pequeña con respecto al cumplimiento de la generalidad.
– Se necesita salir y empezar a hacer vida normal.
– Los negocios necesitan reactivarse para que la economía funcione.
– Los niños tienen que salir.
– Los abuelos no se pueden quedar más en casa.
– Hay que salir a hacer la compra.
– Hay que comprar el periódico.
– Hay que ir a la farmacia.
– Hay que reponer mascarillas, guantes (¿?), lejía e hidro-alcohol.
– Hay que sacar al perro.

Cada persona con la que hablo se acoge a alguno de los motivos en especial, el deportista a la necesidad de mantenerse a tono, el camarero a la necesidad de empezar a tener servicios. Y todos tienen razón y sus razones.

El no tener defensas desde hace cuatro años me lleva a ver el mundo con distancia. Si tu me puedes contagiar, caeré con facilidad, me repondré con dificultad e incrementaré mi debilidad.

Esta semana he tenido que empezar mi revisión, un mes más tarde de lo previsto. Había paralizado todo lo urgente. Mes y medio de angustia, llámale infundada pero solo el que lo vive lo sabe, para empezar el rosario de pruebas. Nunca fue tan agradable reencontrarme en oncología, aunque solo viera los ojos a mis ya amigos de años. Ellos han estado y están jugándose el físico y el de sus familias. Esta semana vuelvo y sigo… Alegría con el reencuentro, semblantes de preocupación, salas de espera medio vacías. Ha pasado la muerte y no ha sido solo por cáncer.

Sígueme y da me gusta:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *