Guillotina selectiva

Dia: 04/05/2020

Santo: San Florian

Nuevo lunes y sin saber quién se ha llevado el mes de abril. No sé si a estas alturas de la película Sabina tendrá la respuesta, yo no. El mes de las lluvias, los días de cuatro estaciones, han pasado sin darnos cuenta que marzo no lo creímos y que mayo quizá venga con premio.

Si, si, el mes ha llegado cargado de regalos. Desde el domingo está permitido salir a deportistas y paseantes, mayores, y niños que ya se habían apuntado desde el domingo anterior. Cada uno en su horario, algunos cumpliendo, con sus atuendos o disfraces de deportistas oxidados, de abuelos relucientes, de niños de domingo, de amigos encontradizos, parecía el inicio de unas fiestas populares. Solo faltó gritar “Liberté, égalité, fraternité”.

El grito de la Revolución Francesa animaba a la defensa de la unidad, de la indivisibilidad… y si no a la muerte. Algo hay de parecido, porque muchos de los que ayer gritaron fuerte, respiraron aire y disfrutaron, creían que ganaban la vida, y quizá es así. Salieron los madrileños como los parisinos en su época en una ciudad con el cielo limpio de contaminación, sucio de deshechos de perros, cargada de coches aparcados durante largo tiempo, calles vaciadas para ser llenadas.

Ojalá no tengan que aplicarnos la guillotina por no cumplir con las normas, ojala que podamos, poco a poco, recobrar el paseo cercano y la compañía de amigos. La euforia de ayer de muchos fue mi preocupación y tristeza. Dudo que estas odas a la libertad tengan buen fin. Ojalá no vuelva la guillotina que tantas vidas ha cercenado.

Sígueme y da me gusta:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *