1 mes no es nada

Dia: 09/04/2020
Santo: Santa Casilda

Desde hace dos semanas, todavía duermo menos. Comento de soslayo el tema en cuestión con varias personas y empiezo a descubrir que es un mal bastante extendido. ¿por qué les pasa? Pienso mientras me voy convirtiendo en una pequeña buscadora de testimonios y recogedora de angustias.

No dormir para mi es ya un hábito, aunque mi salud sepa que es un lujo que no puedo permitirme. Por eso, cada noche me repito que tengo que lograr solucionarlo de forma definitiva, y no dormir cada siete días por puro agotamiento. Lo que supone, además, unos despertadores arrastrados y con menos fuerza que el perro del titiritero.

Empezar con el ejercicio de investigación ha sido una forma natural de repensar lo que me pasa. Primero tengo oportunidad de sentirme mal reconfortada al ver que no soy la única que tiene la luz encendida en su salón indiscreto. Después aprendo a mantener la respiración y a callar cuando me cuentan cómo lo viven y sufren. Y por último, descubro de nuevo el poder reparador de la escucha.

La mayoría empieza por hablar de cómo ha llegado sin avisar el COVID-19 y por tanto sin pautas para afrontar una situación así. Te hablan de la angustia que supone no poder salir con libertad, salvo para ciertas compras cercanas, en momentos concretos y con colas interminables, la tensión de muchos con la pareja y los hijos retornados por las circunstancias, la presión en los trabajos que les llevan a no parar y volcarse en una espiral de dedicación casi permanente, la imposibilidad de tomar una cerveza o comer unos pinchos o de ir a disfrutar de la Semana Santa.

Es la noche de miércoles a Jueves Santo, en el que intentas dejar todo cerrado como si fueras a salir corriendo hacia tu lugar soñado al jueves para hacer torrijas, disfrutar del día desde la ventana y ver “Ben-Hur” o “La Última tentación de Cristo”. Pero también puedes optar por “Nadie conoce a nadie” o “Mi querida cofradía”.

Mientras llega la hora de cine y compras la entrada a tu salón, puedes dejarte caer e intentar dormir. ¿Quién dijo insomnio?

Sígueme y da me gusta:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *